Receta: Cronuts

Hablemos del crounut.

"Cronut", como su mismo nombre indica, es una fusión del croissant y del donut. Fue inventado por el chef pastelero Dominique Ansel de la pastelería Dominique Ansel en Nueva York y lleva desde el 2013 causando sensación

Si te gusta probar recetas desafiantes entonces esta receta es para ti. Decimos que es una receta complicada no solo porque se tarda dos días en completar todos los pasos, si no porque los pasos a seguir son complicados en si mismos y puede que os hagan falta un par de intentos para sentiros a gusto con todos los procesos.  Por eso antes de lanzaros a cocinar os aconsejamos que os leáis bien la receta completa.

INGREDIENTES:

La masa:

  • 245ml de leche
  • 85ml de agua
  • 70g de azúcar
  • 1 paquete de levadura activa
  • 250g de harina
  • 250g de harina de fuerza
  • 20g de sal

 Bloque de mantequilla:

  • 225g taza de mantequilla sin sal, fría al tacto
  • 65g de harina
El glaseado:
  • 225g de azúcar en polvo
  • 28ml de leche
  • 14ml de jugo de limón
  • 1 cáscara de limón
  • 4g de vainilla

 

INSTRUCCIONES:

LA MASA: En un bol echa la leche y el agua, y calienta en el microondas hasta que la temperatura sea de 45ºC. Añade una cucharada de azúcar. Espolvorea la levadura encima. Deje reposar durante 5 minutos hasta que haga espuma. (Cuando el azúcar y la levadura reaccionen se liberan burbujas de gas creando así una espuma, y la mezcla olerá a pan. Si no ves ninguna reacción después de 5 minutos, tu levadura podría estar mala y tendrás que empezar de nuevo).

En una batidora equipada con un gancho de amasar mezcla las harinas, 25g de azúcar y la sal. Haz un agujero en el medio y vierte en él la mezcla de levadura.

Mezcla a velocidad baja hasta que se forme una bola (~2 minutos).

Aumentar la velocidad a media y amasa durante otros 5 minutos. Saca la mantequilla del refrigerador y déjela a un lado. Comprueba la consistencia de la masa pinchando suavemente con el dedo. La masa estará lista cuando no se pegue a tu dedo. Sin embargo, si la masa se pega a tu dedo, añade más harina (una cucharada cada vez y ve amasando brevemente después de cada cucharada).

Vuelca la masa sobre una superficie ligeramente enharinada. Haz una bola con la masa y luego transfiérela a un bol grande engrasado con aceite. Cubre el bol con film de plástico. Refrigera durante 1 hora. Mientras esperas, haz el bloque de mantequilla.

EL BLOQUE DE MANTEQUILLA: Limpia el bol de la batidora y pon el accesorio de la paleta. Pon la batidora a velocidad media-baja, bate la mantequilla y 65g de harina hasta que esté suave. No batas a alta velocidad para evitar incorporar aire a la mantequilla.

Coloca un trozo grande de plástico sobre la encimera. Espolvorea ligeramente con harina. Transfiera la mantequilla al centro del plástico. Dobla la mitad del plástico, como si estuvieras cerrando un libro, creando un borde plano de mantequilla a lo largo del pliegue. Usa tus manos para extender suavemente la mantequilla ablandada. Dobla sobre los otros 3 lados para encerrar la mantequilla. Transfiera a una superficie plana, como una pequeña tabla de cortar. Refrigerar hasta que esté listo para usar.

Transfiera la masa a una superficie ligeramente enharinada. Usa un poco de papel de cocina para absorber cualquier exceso de aceite. Estira la masa en un cuadrado de 50cm2. Coloca el bloque de mantequilla en el centro del cuadrado, como un diamante.

Corta a la mitad de la masa hasta llegar a los bordes del bloque de mantequilla. Estira las esquinas cortadas hasta que sean lo suficientemente largas como para cubrir la mantequilla al doblarlas.

Estira y dobla los bordes de la masa sobre la mantequilla, y pellizca los bordes donde se encuentren los trozos de masa.

Dale la vuelta a la masa y colócala de manera que parezca un cuadrado en lugar de un diamante. Usando un rodillo, presiona firmemente a lo largo de la masa, creando hendiduras onduladas. Asegúrate de que la masa no se pegue a la superficie debajo añadiendo poco de harina según sea necesario.

Utiliza un cepillo seco para quitar del exceso de harina. Dobla el tercio inferior de la masa hacia arriba, cepilla el exceso de harina, y luego dobla el tercio superior de la masa, nuevamente cepillando el exceso de harina. Pellizca los lados juntos. Gira la masa 90 grados para que el borde abierto o la solapa quede a la derecha, como un libro. Pásala a un papel de horno, envuelve la masa en film de plástico y refrigerala durante 1 hora.

Repite el paso anterior tres veces más y vuelve a dejar reposar la masa en el refrigerador durante una hora cada vez. La cuarta vez que hagas este paso deja refrigerar la masa durante la noche.

Al día siguiente: En una superficie ligeramente enharinada usa un rodillo para estirar tu masa uniformemente.

Usa un cortador para cortar 8 rosquillas. (Sumerge el cortador en harina entre cada corte para evitar que se pegue, permitiendo que se suelte fácilmente).

Usando un cortador más pequeño o una boquilla, corta los agujeros del centro. Pasa tus cronuts a una bandeja con papel de horno y cúbrelos con papel film. Refrigéralos durante 2 o 3 horas.

FREIR: Calienta aceite hasta que esté a 180ºC. Fríe los cronuts durante 1.5 minutos.

Una vez hecho, transfiérelos a una rejilla con papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

Una vez que se hayan enfriado báñalos en azúcar.

EL GLASEADO: Bate todos los ingredientes juntos en un bol pequeño. Rocía el glaseado sobre la parte superior de los cronuts.

Como ya os habíamos avisado es una receta complicada y con muchos pasos, pero el resultado es tan bueno que merece la pena el esfuerzo. ¿Te animas a probarla?