Como Usar Flores Comestibles en tus Tartas

Nuestra forma favorita de decorar tartas es con flores comestibles, esto es evidente ya que las flores comestibles están presentes de alguna forma u otra en muchas de nuestras tartas. No se me ocurre una forma más bonita (o más fácil) de dar a las tartas un aspecto totalmente único y otra dimensión de sabor. Lo mejor es que no necesitas un montón de herramientas o habilidades especiales para decorar tus tartas con flores comestibles, es tan fácil como decidir dónde ponerlas y presionarlas en su lugar. Muuucho más fácil que hacer flores con glaseado. Por eso hoy voy a compartir con vosotros mis consejos para usar flores comestibles en tartas.

 

Lo primero que tenemos que preguntarnos cuando usemos flores para decorar nuestras tartas es , ¿qué flores son comestibles? Sorprendentemente la respuesta a esta pregunta es: hay muchas flores comestibles. Sin embargo, ten en cuenta que algunas flores, como algunas hierbas y tés, aun siendo consideradas comestibles, no son recomendables para personas con ciertas condiciones de salud.

 

Mis favoritas para decorar tartas son:

Los pensamientos tienen un sabor muy suave que funciona bien con cualquier pastel. Lo que llama la atención de esta flor es sus distintos colores que dotaran a tus platos de un color muy intenso y llamativo.

Las rosas tienen pétalos robustos que se pueden acariciar hermosamente y un sabor floral clásico. Las puede encontrar en tonos blancos fascias y rojos.

Dahlias, además de ser estéticamente muy bonitas, lo que mas nos gusta de esta flor es que estudios recientes sugieren que esta flor ayuda a equilibrar los niveles de insulina en la sangre y a controlar la diabetes.

Flor de Aliso también conocida como Lobularia marítima. Puedes encontrar ramilletes de estas flores diminutas en distintos colores desde el morado al blanco. En el paladar esta flor deja cierto sabor a miel.

Lavanda, esta flor clásica de color morado es muy aromática. Su forma de espiga le da un aspecto muy característico que la diferencia de las demás flores.

La clavelina es una flor comestible de colores intensos y en el paladar tiene un toque sutil metálico.

 

Me gustaría animaros a que investigarais y probaseis distintos tipos de flores ya que la lista de flores comestibles que acabo de enumerar no hace justicia a la amplia gama de flores, con distintos sabores, colores y tamaños, que tenéis a vuestra disposición.

 

Aquí os dejo algunos consejos para tener en cuenta a la hora de trabajar con flores comestibles:

  • Sólo usa flores que se cultiven específicamente para el consumo. Las variedades comestibles de los mercados y centros de jardinería a menudo se rocían con pesticidas. Busca las etiquetas que digan grado alimenticio, comestible u orgánico.
  • Tus floricultores locales pueden indicarte las mejores fuentes de flores comestibles de tu zona, o puedes encontrarlas en Internet.
  • Presta atención a los sabores cuando elijas flores. Las Tulbaghia son preciosas, pero no querrás que tus tartas huelan o sepan a ajo.
  • Compra flores el día que las vayas a usar para que estén lo más frescas posible. También puedes guardarlas en una bolsa o contenedor seco en el frigorífico durante un día o dos si es necesario. Pero cuanto más tiempo esperes, mayor será la posibilidad de que se decoloren o se marchiten.

 

Consejos de decoración:

  • Escoge un glaseado que se mantenga suave, como la crema de mantequilla de merengue suizo. La crema de mantequilla americana forma una corteza que hace que las flores sean más propensas a caerse.
  • Congela el pastel con antelación, pero guarde las flores para cuando vayas a servir el pastel. Algunas flores se marchitan rápidamente a temperatura ambiente.
  • Mantén las flores refrigeradas hasta que las vayas a utilizar.

 

Esperamos que esto os anime a utilizar mas flores en vuestros dulces. No olvidéis de etiquetarnos y compartir todas vuestras creaciones con nosotras.