Tartas de película (literal)

¿A quién no le gusta ver una buena película que nos transporte por dos horas a un mundo completamente distinto? Con razón llaman al cine el séptimo arte, y es que hay cierta magia en las miles de historias que hemos visto en pantalla año tras año.

Queríamos rendir oda a unas películas que guardan un lugar especial en nuestro corazón, aquellas películas que pusieron especial atención en las tartas que crearon para contar sus historias. Estas son nuestras favoritas, esperamos que os inspiren tanto como a nosotras.

María Antonieta

Esta película de Sofia Coppola está ambientada en la corte de Luis XVI, y como es de esperar el lujo es palpable en cada detalle; y como no todos los dulces que aparecen en pantalla son absolutamente espectaculares siguiendo con la estética barroca de la película. Todos los dulces fueron confeccionados por la pastelería parisina Laudrée. Esta casa de macarrones lleva desde 1862 haciendo a las personas felices y ellos se encargaron de todos los postres que aparecen en la película (anota esta pastelería para la próxima vez que viajes a París).


Amanecer (Parte 1)

La saga Crepúsculo levantó pasiones durante la década pasada, y opines lo que opines sobre los libros o las películas no se puede negar que esta historia marcó una época. La boda entre la pareja protagonista por fin llegó en la cuarta entrega de la saga, y todos los detalles del enlace se hicieron muy icónicos tras el estreno de la película; desde la música, el vestido de la novia, y como no, la tarta de boda. 

El Gran Hotel Budapest 

Los pastelitos Courtesan au Chocolat de Medl’s son un elemento más que ayudan a crear el marco donde transcurre la excéntrica trama de la película el Gran Hotel Budapest. El encanto de estas torrecitas de bolitas hechas con pasta choux, las cajitas donde se empaquetan y la tienda donde se cocinan y venden hacen que estos pastelitos se merezcan un hueco en esta lista.

 

Sexo en Nueva York 2

 La tarta de boda flotante decorada con cientos de cristales Swarovski que aparece en la película de Sexo en Nueva York 2 es de esas tartas que se te quedan en la mente para siempre. El dueño de Ron Ben-Israel Cakes en Nueva York fuel creador de esta obra maestra valorada en unos $32.000. 

 

¿Conoces a Joe Black?

No se vosotros, pero cualquier película donde salga Brad Pitt de joven es una película que tengo que ver sí o sí. Y esta película es una de mis favoritas por muy ridícula que sea la trama si piensas en ella detenidamente. La escena final de la película durante la fiesta de cumpleaños del personaje al que da vida Anthony Hopkins es sin duda la parte más memorable de toda la película; y también lo es esta gigantesca tarta de cumpleaños de naranja decorada con frutas.


Chocolat

Como cabe esperar debido al título de esta película, el chocolate es el personaje principal de esta historia, y como cualquier personaje principal que se precie, este ingrediente está presente en casi todas las escenas. En esta película aparecen tantos dulces de chocolate únicos que sería difícil elegir uno a destacar, por eso os recomendamos que veáis la película y escojáis por vosotros mismos.