Los secretos mejor guardados de la buttercream

Todo lo que hay que saber sobre la clásica "buttercream"

 

Abrimos hilo sobre buttercream, la verdad que hay todo un mundo para los que estéis empezando, os contamos las clásicas, las mas exóticas, nuestros trucos y consejos mejor guardados!

Empecemos por el pódium, compuesto por (redoble) la buttercream suiza, la americana y la italiana (en ningún orden en particular) cada una con un sabor y textura muy diferente.

 

 

La American Buttercream

Si alguna vez has buscado alguna receta lo mas probable es que hayas oído hablar de ella, hecha a partir de azúcar glass y mantequilla, ¡es el frosting mas clásico! Esta es la que primero aprendemos a hacer ¿Por qué? Al ser una receta muy muy sencilla, la mezcla es muy estable (vamos que es muy complicado hacerla mal), el truco está en la textura de la mantequilla, pomada PERO sin fundir, para esto lo mejor es usar el microondas pero a mitad de potencia.

 

La Swiss Buttercream o Butercream Suiza

Hecha a base de merengue suizo, para mi la mas compleja, para hacerla siempre recomiendo utilizar una maquina o una varilla eléctrica, y aunque el proceso no es complicado, yo tardé un par de intentos en conseguir la textura perfecta. La hacemos calentando el azúcar y las claras ligeramente al baño maría, y después batimos a velocidad media hasta que monta. Sin duda uno de los mas ricos, ya que es mas ligero y esponjoso que la americana, ideal si queréis perfeccionar vuestras habilidades decorando tartas. Además añadir cualquier sabor es muy sencillo, ¡las posibilidades son infinitas!

 

La Buttercream italiana

Si habéis intentado hacer macarons, el merengue italiano ya lo conocéis, para los que no, os cuento. Para hacer esta buttercream primero necesitamos una base de merengue italiano, asi tal cual, para ello ponemos en un cazo azúcar y agua, hasta que hierva, Si os quereis poner aun mas específicos, yo lo llevo siempre a unos 112ºC, mientras batimos nuestras claras y vamos añadiento nuestro almibar poco a poco, una vez lo hemos añadido todo hay que dejarlo enfriar sin parar de batir (aquí yo si que si os recomiendo un poco de ayuda mecánica, para que no sufran mucho vuestros brazos.

Vale, y ahora conociendo el top 3 vamos a las buttercreams menos famosas pero que merece la pena probar si o si.

 

Buttercream francesa

Todas las cremas que hemos comentado que llevan huevo, se enfocan en las claras, sin embargo los franceses sabían lo que hacían, crearon este frosting sustituyendo las claras por las yemas, ¿el resultado? Un sabor de llorar, cremoso e irresistible. Si estáis pensando en utilizar esta crema tener en cuenta que no tiene mucho cuerpo por lo que si montáis una tarta con ella, hay riesgo de desprendimientos, eso si como relleno ¡el mejor del mundo!

 

Buttercream alemana

Puede que esta, ya sea algo que vaya sonando menos, pero la habéis probado seguro ya que es una receta bastante tradicional (aunque con otro nombre). La hacemos con una base similar a la crema pastelera, cuajando los huevos y enfriándola antes de añadir la mantequilla en pomada sin dejar de batir. Aviso, tiene un tono mucho mas amarillo así que si decidís añadir colorantes o sabores tipo chocolate, tendréis que cambiar las proporciones.

 

Por ultimo, tenemos la Cooked Buttercream o Buttercream cocinada

Sabemos que no suena demasiado tentador pero es una de mis preferidas por la textura ligera y cremosa que tiene, sin duda una de las mas ricas que hay. ¿Cómo la hacemos? Una base de leche y maicena que cuajamos antes de añadir al resto de los ingredientes y batir, conseguimos mucha mucha textura y hace que decorar con la manga pastelera sea mas sencillo que nunca. Nos encanta!

Cada una tiene su propia personalidad, sabor y utilidad; cada una ya sería elegida a gusto del chef.

Esperamos que este post os sirva de ayuda en momentos de dilema o en esos días que te despiertas con ganas de experimentar.