Cuadraditos de Chocolate Blanco salado con Rosas, Fresas y Pistacho

Creo que no se me ocurre una mezcla más irresistible, además esta receta es una forma súper sencilla para hacer en casa unos “bombones” al más puro estilo Mia Bakery.  


Aunque atemperar chocolate pueda parecer todo un mundo, creo que sin duda es una de las cosas más relajantes que hay, en el post de la semana pasada os dimos todos los tips para poder hacerlo de manera super sencilla. 


Así que hoy vamos a dar un pasito más para crear unos cuadraditos irresistibles con el chocolate, nosotras hemos utilizado chocolate blanco, pero también podéis darle un giro y utilizar vuestro favorito! 


Además de irresistible, esta versión de bombones es ideal para regalar, ya que cumple todo lo que le puedes pedir a un bocado así, es dulce, salado, crujiente, aromático y cremoso gracias al chocolate blanco, ¡imposible comer solo uno! 


Cuadraditos de Rosas, Fresas, Pistacho y Chocolate Blanco con Sal Rosa. 

Para unos 40 cuadraditos 

  • 500 gr de chocolate blanco atemperado (puedes encontrar las instrucciones para atemperar chocolate aquí) 
  • 20 gr de pétalos de rosa secos (aptos para uso alimentario) 
  • 75 gr de pistachos tostados, cortados en trocitos 
  • 100 gr de fresas liofilizadas (también se puede sustituir por frambuesas o cualquier otro fruto rojo) 
  • 5 gr de sal rosa (también la podéis sustituir por sal en escamas) 


Lo primero que tenemos que hacer es preparar una bandeja grande y cubrirla con un papel sulfurizado o un mat de silicona (las de horno pueden servir). 


Sobre la bandeja ponemos nuestro chocolate atemperado (el atemperado es esencial para el brillo una vez se endurezcan los cuadraditos). Con una espátula de silicona esparcimos el chocolate para formar una capa homogénea. 


Antes de que se endurezca espolvoreamos con nuestros toppings, y delicadamente los prensamos con la mano para asegurarnos de que se queden bien sujetos. Ahora toca el paso más complicado, resistir la tentación de probarlos y esperar a que nuestro chocolate se endurezca por completo. 


Sacamos el chocolate de la bandeja y lo pasamos a una tabla de cortar, con un poco de agua caliente calentamos la hoja de nuestro cuchillo, así conseguiremos cortar los cuadrados simétricos sin partir toda la lámina. Aunque si queréis darle un toque más rústico podéis simplemente romper el chocolate con las manos! 


Para conservarlos simplemente guardarlos en un recipiente en un sitio alejado del calor. Aproximadamente os durarán unas dos semanas pero os garantizo que se terminarán muchísimo antes.